NUEVO PLAN DE ESTUDIOS. Luego de la aprobación de este en el Consejo de Facultad de Medicina, les compartimos la última versión del plan.

PROYECTO DEL PLAN DE ESTUDIOS 2020 LICENCIADA/O OBSTETRA PARTERA/O

ANTECEDENTES:

Como primer hito a mencionar en los antecedentes, se encuentra la fundación de la Facultad de Medicina (FMed) de la Universidad de la República (Udelar) en el año 1875.

La Escuela de Parteras (EP) perteneciente a FMed ha formado profesionales que ejercen la partería en el Uruguay desde el año 1877 a partir de la reglamentación de sus cursos, otorgando inicialmente el título de Partera con un Plan de Estudios basado en la enseñanza de la Obstetricia y atención del recién nacido. En el año 1881 egresa la primera Partera, Adela Peretti, siendo el primer título otorgado por la Facultad de Medicina desde su fundación.

Este Plan de Estudios estaba organizado por años (3) en los cuales se identificaba al comienzo la base general de Fisiología y Anatomía humana, Fisiopatología General, Enfermería General. A medida que se avanzaba en la carrera, la formación se basaba en la enseñanza de la Fisiología Obstétrica y Neonatal con fuerte formación clínica priorizando la atención del parto y la resolución clínica de las urgencias obstétricas y neonatales.

En el año 1915 se aprueba el Reglamento de libre ejercicio de la profesión, y en el año 1992 es creada la Carrera Binacional de Obstetricia, en el marco de un convenio entre la Udelar y la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER), Argentina.

En el año 1996 se implementa un nuevo Plan de Estudios (aprobado en 1990), en el que se incluyó la enseñanza de la obstetricia y neonatología en tres aspectos: la prevención, promoción y asistencia en el primer nivel de atención con énfasis en los aspectos comunitarios de la salud sexual y reproductiva. Se incluye entonces la atención integral en salud de la mujer, encontrándose como característica la función de las profesionales Parteras que se realizaba sistemáticamente pero no se encontraba en el Plan de Estudios como un área de estudio.

Este Plan se diseñó con una duración de cuatro años, con cursos de duración anual, que no se encontraban articulados entre sí, dificultando la integración entre las distintas unidades curriculares, con cursos que van desde lo general a lo particular, fisiología del ciclo sexual y reproductivo así como la salud del recién nacido y el proceso patológico en estos ciclos.

Se destaca en este Plan que los cursos que se dictan no se encuentran integrados entre sí, lo que lleva a la sectorización de conocimientos.

En otro aspecto el Plan 1996 esbozaba disciplinas como Metodología de la Investigación, la cual no está ubicada como una unidad curricular concreta a lo largo de la Carrera, ni formaba parte de contenidos dentro de otra Unidad Curricular.

En el año 2002 se realiza la Homologación del Título de Partera a Obstetra Partero/a para la carrera en Montevideo y en el año 2004, la Homologación del Título de Obstetra al de Licenciado/a en Obstetricia para la Carrera Binacional.

Durante el año 2014 y 2015 diferentes comisiones formadas desde Comisión Directiva y Claustro trabajaron en la organización de actividades donde se discutieron lineamientos de la Ordenanza de Estudios de Grado (CSE, 2011) para los nuevos planes de estudio, y Jornadas Institucionales en las que participaron integrantes de los tres órdenes. Allí se compartió la información y se comenzó a discutir el perfil profesional, las áreas de formación y posibles ciclos del nuevo plan de estudios (Resoluciones de Comisión Directiva del 12/8/14 y 19/8/14).

El 22 de diciembre del año 2015 se aprueba en el plan de estudios 1996 un cambio en la organización del mismo pretendiendo integrar las prácticas de los cursos de primer y segundo año de la carrera (Resolución Nº 34 Consejo Directivo Central del 22/12/15).

FUNDAMENTACIÓN

A partir de los nuevos lineamientos de la Ordenanza de Estudios de Grado de la Universidad de la República (CSE, 2011) y los cambios y avances técnico profesionales que se han suscitado en el ámbito de la salud en general y de la partería en particular, se vuelve necesario realizar una reforma curricular del Plan de Estudios vigente de la carrera Obstetra Partero/a que data del año 1996 y crear un nuevo Plan que se ajuste a los criterios académicos y disciplinares actuales.

Se entiende que las acciones del/la profesional en el contexto actual deberán estar centradas en la gestión de situaciones complejas, con iniciativa, innovación y capacidad de resolución de casos o problemas. Acompañar específicamente a la mujer y la familia en la etapa preconcepcional, embarazo, parto, puerperio, cuidados del recién nacido y crianza del mismo. Deberá actuar con compromiso ético mediante una atención técnica de calidad, humanizada con perspectiva de género y de respeto a los Derechos Humanos.

La formación en partería requiere de un/a profesional de excelencia con competencias técnicas1, comunicativas a nivel de la población y del equipo de salud, teniendo una actitud empática en las diferentes circunstancias. Asimismo, en prevención, promoción de salud general, salud sexual y reproductiva, investigación y gestión de servicios donde se desempeña desde un accionar inter y transdisciplinario. La formación debe centrarse en el conocimiento de los diferentes procesos que atañen a la salud sexual y reproductiva, desde la fisiología, para poder identificar la patología e intervenir oportunamente.

Por lo antedicho, la revisión y cambio del Plan de Estudios de la Escuela de Parteras se fundamenta principalmente en los puntos que se mencionan a continuación:

  • A partir de la nueva Ordenanza de Estudios de Grado la Udelar inicia un proceso de cambio en los modelos pedagógicos, siendo la estrategia central la de promover la enseñanza activa. Se propone que “los currículos deberán ajustarse a principios de calidad educativa, pertinencia académica y social, integralidad de la formación, diversificación y continuidad de los estudios” (CSE, 2011, p.4). Este proceso supone el establecimiento de algunos criterios a seguir, tales como: flexibilidad y articulación curricular, integración disciplinaria y profesional, articulación de las funciones universitarias, curricularización de la Extensión, incorporación de la Investigación en la formación de Grado, asignación de créditos, entre otros.
  • La necesidad de nuevas estrategias educativas que logren optimizar el tiempo curricular incorporando las tecnologías de información y comunicación como un recurso educativo que complementa la actividad presencial aula y extra aula.

La necesidad del abordaje de nuevas estrategias pedagógicas que acompañen el cambio de paradigma al cual se enfrenta el sistema educativo, implica pasar de un modelo donde el conocimiento se transmite, a otro donde este se construye. Involucra el aprendizaje basado en la resolución de problemas, la interacción directa con la comunidad, la integración de la investigación y la acción interdisciplinar.

  • Entendemos adecuado un plan de estudios que se alinee con la formación en partería de la región, en donde los programas proponen educación basada en competencias (EBC). Una competencia según Tardif (2008), es “un saber actuar complejo que se apoya sobre la movilización y utilización eficaz de una variedad de recursos” (p.3). Esta metodología de enseñanza propone al estudiante la resolución de problemas, teniendo en cuenta el conocimiento validado, la ética y la gestión de las diferencias en el entorno bio-psico-social del individuo.

Asimismo una revisión del perfil del egresado, deberá ajustarse a un profesional con competencias que se adecuen al perfil de la carrera, con sólida formación científica, capaz de cumplir con los nuevos desafíos y requerimientos en partería profesional.

OBJETIVOS DE FORMACIÓN:

Objetivo General:

Formar un profesional de la salud, que adquiera las competencias necesarias para desarrollar la Partería de forma integral, articulando enseñanza, extensión e investigación, desde una perspectiva interdisciplinaria en un marco de Derechos en Salud Sexual y Reproductiva.

Objetivos Especificos:

  • Brindar un conjunto de conocimientos, habilidades y comportamientos profesionales, para el ejercicio de la partería en el ámbito individual, familiar y comunitario, con sólida formación, en materia de educación, promoción de la salud y prevención de la enfermedad.
  • Contribuir al desarrollo de formación en metodología científica que habilite la producción y aplicación de conocimientos en distintos ámbitos y problemáticas, a los efectos de preservar el bienestar integral de los sujetos y sus comunidades.
  • Promover el desarrollo de itinerarios curriculares específicos de los estudiantes a partir de diversas opciones de formación.

CARACTERÍSTICAS DEL NUEVO PLAN DE ESTUDIOS

El nuevo Plan de estudios, propone actividades e itinerarios de formación de articulación teórico-práctica y la integración de las funciones universitarias de extensión, investigación y enseñanza. Asimismo, se reorienta la formación desde un perfil de egreso que modifica el carácter predominantemente profesionalizante, promoviendo relaciones de equilibrio y/o integración con lo educativo y académico. Apunta a formar profesionales capacitados en tres ejes: educativo, asistencial e investigación, incorporando los lineamientos centrales de la nueva Ordenanza de Estudios de Grado.

El nuevo Plan propone a los/as estudiantes un funcionamiento flexible, habilitando la inclusión de nuevos contenidos articulados a la producción de conocimiento, basándose en una concepción pedagógica que da importancia al creciente grado de autonomía de la/el estudiante a lo largo de su formación.

Incluye la semestralización y creditización de las Unidades Curriculares, estableciendo Obligatorias, Optativas y Electivas, apuntando a la construcción de un itinerario propio por parte de los estudiantes. Se establece que el/la estudiante obtenga al menos 30 créditos de Unidades Curriculares optativas y electivas, teniendo un mínimo de 10 créditos de electivas, tal como lo estipula la Ordenanza de Estudios de Grado.

La anualidad de los cursos se conservará exclusivamente para acciones tales como prácticas y propuestas de formación que por su extensión o ubicación en la currícula así lo requieran. La semestralización de los cursos y flexibilización curricular, apunta entre otros aspectos a contribuir con la accesibilidad y la permanencia de los/as estudiantes, así como mejorar sus tiempos de avance en la carrera, contribuyendo a disminuir el rezago.

La implementación del sistema de créditos procura contribuir con la movilidad intra e interinstitucional, facilitando el reconocimiento académico de los diferentes tránsitos, así como la organización de la optabilidad de los cursos. Esto permitirá que cada estudiante pueda elegir y construir su propio trayecto de formación.

El nuevo plan contempla la posibilidad de que el/la estudiante acredite actividades de extensión o investigación, siendo para esto requisito indispensable que su propuesta de acreditación cuente con la aprobación de la Comisión de Carrera de la institución. Se valorarán los proyectos ejecutados que fueron evaluados y aprobados por las Comisiones Sectoriales de la Udelar (CSIC, CSEAM), y los impulsados por equipos docentes de la Escuela de Parteras en los que se promueva la incorporación de estudiantes.


El nuevo Plan de estudio se desarrollará dentro de las siguientes áreas de desempeño; educación y asistencia de la salud integral de la mujer, la familia y la comunidad. En este sentido, el Plan de estudio promueve el desarrollo de Prácticas Pre-Profesionales, inicialmente mediante un acercamiento al ámbito de lo Clínico Comunitario que supone observación y prácticas de simulación, para progresivamente adquirir destrezas y competencias para el futuro ejercicio profesional en el marco Clínico Hospitalario.

Prevé la elaboración de un Trabajo Final de Grado que podrá tener distintos formatos: a) monografía; b) investigación y/o protocolo de investigación; c) informe final del Internado que dé cuenta de las actividades realizadas en este Ciclo. A través de estas modalidades, se apunta a que estas producciones formen parte del acervo académico de la institución. Como innovación, se incorpora en la currícula de este Plan, la formación en metodología de la investigación, con el objeto de capacitar a los/as estudiantes en los conocimientos necesarios para; elaborar esta tarea, adquirir herramientas que le permitan un desempeño profesional con capacidad de análisis en la interpretación de estudios científicos y su posterior aplicación en la producción de conocimiento.

Por último, se considera que la Licenciatura puede alcanzar sus objetivos de formación en un mínimo de 5 años curriculares, incluyendo la realización del Trabajo Final de Grado.

PERFIL DE EGRESO

La/el Obstetra Partera/o, es un/a profesional de la salud, que acompaña empáticamente a la mujer y su familia en las distintas etapas de su ciclo vital, desde su salud sexual y reproductiva.

Desde el punto de vista académico, la/el Obstetra Partera/o es una persona que habiendo sido admitida para seguir el Programa educativo vigente de la Escuela de Parteras, reconocido por la Facultad de Medicina, perteneciente a la Universidad de la República, ha culminado con éxito el ciclo de estudios prescrito, obteniendo las calificaciones necesarias y el título correspondiente que le permitirá ejercer libre y legalmente dentro del territorio de la República Oriental del Uruguay.

Desde el punto de vista profesional, es la persona que con formación científica, motivación, aptitud y actitud responsable, proporciona una atención integral dirigida hacia la mujer, familia y comunidad, en el diagnóstico, control, tratamiento y asistencia del embarazo, parto, puerperio, lactancia, y asistencia al recién nacido sano y el lactante, realizando promoción de la salud, prevención de la patología, diagnóstico y derivación oportuna, contribuyendo a la rehabilitación de los procesos patológicos.

Desde el punto de vista profesional, la/el Obstetra Partera/o puede desempeñarse a través del ejercicio libre, estando habilitada/o para trabajar en ámbitos públicos, privados y de manera independiente.

Está facultada/o para desarrollar actividades preventivas, educativas, asistenciales, administrativas y de gestión, de capacitación, de investigación y docencia.

Desde el punto de vista ético, el/ la Obstetra Partera/o incluirá los siguientes aspectos durante el desempeño de su labor profesional: respetar a la mujer como sujeto de derecho, realizando prácticas de nacimiento segura en base a las mejores evidencias científicas disponibles, trabajar individualmente y/o con otros profesionales de la salud, consultando y derivando el caso cuando exceda sus competencias profesionales, proporcionar cuidados para la(s) mujer(es) y sus familias respetando la diversidad cultural, con perspectiva de género y con un abordaje biopsicosocial.

Utilizar su conocimiento profesional para lograr prácticas de nacimiento seguras en base a las mejores evidencias científicas, en beneficio de la mujer y su familia, en todos los ambientes y culturas, respondiendo a las necesidades psicológicas, emocionales y socioambientales.

Valerse de su conocimiento profesional sustentado por recomendaciones basada en pruebas y buenas prácticas para el cuidado del nacimiento en beneficio de la mujer y su familia, en todos los ambientes y culturas, respondiendo a las necesidades psicológicas, emocionales y socioambientales.

Mantener la confidencialidad, cumpliendo con lo inherente al concepto de secreto profesional. Rehusarse a participar en actividades que lesionen principios ético, morales y/o ideológicos sin dejar de proporcionar el servicio esencial de salud.

Propender al desarrollo del crecimiento personal, profesional, científico y académico, a través de la capacitación, actualización; integrando y compartiendo estos conocimientos con colegas y la sociedad.

La formación en partería garantizará la adquisición de los siguientes conocimientos y competencias:

  1. Garantizar atención de calidad en salud de acuerdo a las mejores prácticas profesionales y a la evidencia científica disponible.
  1. Desarrollar su trabajo dentro del marco legal y bioético considerando las prioridades nacionales e internacionales; actuando en un marco de respeto al ser humano y de defensa permanente de sus derechos.
  1. Conocer las funciones biológicas, de la anatomía y la fisiología del ser humano.
  1. Realizar el seguimiento, preservar y/o restaurar la salud sexual y la salud reproductiva de la mujer, previniendo enfermedades prevalentes y del sistema reproductor. Integrando las diferentes etapas de la vida, así como el conocimiento de la relación existente entre el estado de salud, el entorno físico y social del ser humano y de su comportamiento.
  1. Vigilar, preservar y/o restaurar la salud fetal y del recién nacido.
  1. Identificar las situaciones que requieren de la colaboración de otros profesionales desde el abordaje interdisciplinario y la transversalización del conocimiento.
  1. Desarrollar habilidades comunicacionales que permitan informar y orientar a la usuaria y su familia durante el continuo del proceso asistencial, así como también durante el intercambio con el equipo de salud.
  1. Gestionar y organizar los recursos disponibles de forma eficaz, eficiente, logística, financiera y administrativamente para proporcionar beneficios óptimos para la mujer, el niño, la familia y el equipo interdisciplinario.
  1. Adquirir las herramientas necesarias para la investigación, ya sea para la generación de conocimientos o la construcción de un pensamiento crítico que, aplicados en su accionar mejoren el desempeño profesional y aseguren la formación continua y la actualización permanente.

Denominación del título

Licenciada/o Obstetra Partera/o

De acuerdo a las pautas que establece el documento de la Ordenanza de Estudios de Grado (CSE, 2011) de la Udelar se considera pertinente el cambio en la denominación del título de Obstetra Partero/a a Licenciada/o Obstetra Partera/o, ya que este nuevo plan de estudios cumple con los requisitos necesarios.

Duración de la carrera y créditos mínimos de la titulación

5 años, 450 créditos mínimos para la titulación.

Descripción de la estructura del Plan

El Plan de Estudios propone 4 Ciclos: Básico, Clínico Comunitario, Clínico Hospitalario, Pre-Profesional.

A continuación, se presentan las generalidades de cada Ciclo:

Ciclo Básico: Tiene una duración de 2 semestres.

Su objetivo es introducir la/el estudiante a las bases conceptuales bio psico sociales y los aspectos éticos involucrados en el área de la salud, comunidad y familia.

Ciclo Clínico Comunitario: Tiene una duración de 3 semestres.

Su objetivo es introducir la/el estudiante en forma teórica y práctica a las siguientes áreas de desempeño y conocimiento: a) ámbitos de la partería y sus competencias; b) población: comunidad, familia, mujer en sus distintos ciclos de vida en relación a su salud sexual y reproductiva, recién nacido y lactante; c) bases conceptuales de la fisiología; d) atención integral, promoción de salud y prevención de enfermedad.

Ciclo Clínico Hospitalario: Tiene una duración de 3 semestres.

Sus objetivos son: a) profundizar en la conceptualización y práctica en la atención integral de la mujer, recién nacido y lactante durante el embarazo, parto y puerperio fisiologico; b) abordar el proceso de salud-enfermedad de la mujer a través de los diagnósticos, derivación, tratamiento y restablecimiento de la salud.

Ciclo Pre-profesional: Tiene una duración de 2 semestres.

Su objetivos son: a) consolidar las habilidades y las destrezas clínicas necesarias para el ejercicio ético de la profesión, b) generar conocimiento en torno a una temática o área específica que pueda constituir un aporte al desarrollo de la disciplina, a la comunidad académica, a través de una visión y evaluación crítica.

ÁREAS DE FORMACIÓN- contenidos básicos

Este Plan de estudios cuenta con cuatro áreas que transversalizan los cuatro ciclos de formación. Cada área nuclea contenidos que apuntan al logro de objetivos académicos que organizan la formación de la/el estudiante en torno a herramientas teórico-prácticas.

Área ciencias biológicas, patología y tratamiento:

Disciplinas como la anatomía, fisiología, biología celular, son entre otras las bases que dan elementos para el fundamento y la comprensión de los procesos sexuales y reproductivos. El área de formación en ciencias biológicas se inicia con el estudio de estructura y funciones normales de la anatomía y la fisiología humana. Si bien existen múltiples disciplinas que pertenecen al ámbito de las ciencias biológicas, en esta área se trabajará en primera instancia en aspectos fisiológicos del cuerpo humano, el estudio de todos sus sistemas, contemplando la bioquímica, biofísica, histología y embriología, profundizando en el estudio del aparato reproductor femenino.

En la siguiente etapa formativa se consolida el razonamiento clínico para el abordaje de la patología, integrando la semiología, fisiología, fisiopatología, microbiología, diagnóstico, terapéutica, tratamiento y profilaxis, en un marco de derechos en salud sexual y salud reproductiva.

Asimismo, tanto en planificación familiar como en prevención y tratamiento de las complicaciones obstétricas, se vuelve necesario contar con los conocimientos en farmacología para el manejo de la medicación dentro del área de actuación del/la Lic.Obstetra Partera/o en todos los niveles de atención, a lo largo del ciclo vital de la mujer y su entorno.

Las disciplinas del área ciencias biológicas son las bases para la comprensión y fundamentación de la práctica en partería, siendo esta a su vez integradora de conocimientos en enfermería, nutrición, psicología entre otras disciplinas que transversalizan la formación.

Son conocimientos a abordar aquellos relacionados con la obstetricia, ginecología y perinatología, lo que articula de forma continua a lo largo de la carrera con la clínica obstétrica, ensamblando conocimientos teóricos y prácticos.

Área ciencias sociales y educación para la salud:

Esta área plantea la integración de los conocimientos vinculados a obstetricia en comunidad, educación en salud, psicología, sociología, sexología y bioética. Considerando que, ejercer la Partería en diversos contextos exige una permanente reflexión y autocrítica por parte de los/as estudiantes en formación, docentes y egresados/as.

La existencia de factores condicionantes de la salud que influyen en el proceso de salud-enfermedad, vuelven relevante para la formación en partería a la incorporación de conocimientos vinculados a la obstetricia en comunidad. Esto supone un conocimiento del medio en el que se desarrolla la actividad profesional desde el punto de vista sanitario, social, económico, cultural, entre otros. Asimismo, permite la realización del diagnóstico de salud materno-infantil, identificando niveles de riesgo bio-psico-social, y la intervención acorde a estas condiciones.

Ello requiere en el/la Lic. Obstetra Partero/a el desarrollo de habilidades didácticas para trabajar con individuos y poblaciones; así como desarrollar un espíritu crítico de la información científica pertinente para esta competencia vinculada al área educativa, que se encuentra enmarcada en la educación para la salud.

Para asumir tal responsabilidad educativa, un profesional requiere formación en técnicas participativas, dinámicas y grupales, desarrollo del pensamiento crítico, capacidad para identificar problemas, conocimientos sobre planificación y evaluación de programas de educación para la salud (proceso, método y metas alcanzadas) mediante indicadores apropiados.

En lo que respecta a la Educación Sexual, el/la Lic. Obstetra Partero/a deberá contar con la capacidad de brindar herramientas en diversos ámbitos de acción respecto a la sexualidad en todas las etapas evolutivas. Esto comprende la educación y orientación en torno a la fisiología de la sexualidad humana, anticoncepción, sexualidad en la adolescencia, enfermedades de transmisión sexual, disfunciones sexuales, entre otros, haciendo énfasis en el rol del/la profesional en el abordaje de estas temáticas.

Es fundamental en la formación en partería que los/as estudiantes logren conocer y aplicar en la práctica clínica los conocimientos sobre psicología de la mujer y la familia, orientada a los procesos reproductivos. Resulta de gran relevancia que logre incorporarlos en forma teórica y vivencial, vinculados a los complejos procesos que se ponen en juego en la relación asistencial, tanto con la usuaria como con su familia, el equipo y la institución.

La formación en principios de Bioética es fundamental para todos los profesionales de la salud. Temas como el inicio de la vida, la transición de la misma y sus correspondientes cuidados, el embarazo, parto, la sexualidad, entre otros, vuelve necesaria la permanente consideración y reflexión de los principios éticos sobre los cuales se debe regir el ejercicio profesional.

Área prácticas:

Los lineamientos en la enseñanza práctica se deben basar en la integración disciplinar que en su conjunto contribuyen al logro del perfil profesional planteado, involucrando el desarrollo de destrezas técnicas que deben impartirse desde la formación por competencias y de forma progresiva según adquisición de conocimientos.

La práctica es la instancia en donde el/la estudiante materializa y potencia sus habilidades y destrezas en el manejo de la fisiologìa obstétrica, semiología, en consecuencia la detección de riesgo para la derivación oportuna, la asistencia inmediata, la rehabilitación y la comunicación adecuada.

De forma gradual y progresiva, incorpora en su saber conocimientos en salud sexual y reproductiva y en especial en partería, utilizando distintas estrategias didácticas que le permitan la formación en función de los niveles de complejidad planteados en la propuesta formativa, hasta lograr la exigencia requerida para la práctica pre- profesional.

Esta área propone que el/la estudiante alcance a desarrollar terapéuticas en partería, considerando que la misma no sólo implica tratamientos medicamentosos sino que, fundamentalmente acompañar y vigilar la salud de la mujer en su entorno teniendo en cuenta sus necesidades. El proceso de atención en partería incluye el diagnóstico de las necesidades de las mujeres, valorando el entorno social, familiar, cultural y antropológico, así como la relación con el equipo de salud. Las necesidades físicas y afectivas de la mujer, requieren de una gran capacidad de observación en el momento adecuado, priorizando los estados de emergencia y dando respuesta a las situaciones emergentes y/o la construcción de un plan integrado de acción junto con la mujer, pareja y familia.

Dentro de la práctica clínica y dando sostén a la preparación inherente a la formación de los/as Lic. Obstetras Parteros/as es necesario el conocimiento en enfermería general y perinatal para la correcta valoración y atención materno-neonatal. Comprende la promoción de la salud y la prevención de enfermedades, donde se imparten conocimientos en procedimientos relacionados a la salud perinatal y se impulsa el desarrollo de destrezas y habilidades en dicha disciplina a través de instancias prácticas.

Área gestión e investigación:

Se entiende de importancia contar con esta área que introduce en la reflexión, el análisis, la comprensión y la problematización de los aspectos bio-psico-sociales que atraviesan la salud sexual y reproductiva de las familias. Teniendo en cuenta que el proceso de salud de las personas es atravesado por múltiples factores que lo determinan.

Conocer y comprender estos fenómenos otorgará herramientas para poder tener una mirada crítica frente a las prácticas contemporáneas de atención hacia las mujeres y sus familias en los procesos de salud sexual, embarazo, parto, puerperio y crianza. Habilitando la posibilidad de modificar las mismas de acuerdo a las necesidades dinámicas de la población.

La formación de grado en gestión de los servicios de salud involucra los conceptos básicos en gestión, salud pública y administración que permiten ubicar la acción profesional en un medio comunitario, institucional, o el entorno donde se desarrolla la intervención profesional.

Los conocimientos necesarios para llevar adelante una actividad profesional, requieren el desarrollo de la gestión como competencia, donde se planifica el ejercicio profesional individual y/o interdisciplinario y los elementos del sistema salud, las características de la población, de los recursos materiales y humanos, entre otros, incorporando la capacidad de evaluar posteriormente estas actividades.

En esta área de formación se incluyen también aquellos elementos que definen el marco legal y ético para el ejercicio de la profesión.

La formación de un profesional universitario supone la construcción y actualización de conocimiento, para lo que el/la estudiante debe formarse en metodología de la investigación.

La investigación tiene razón de ser cuando, directa o indirectamente, tiene valor social respetando sólidos fundamentos bioéticos. Ésta en definitiva, debe fortalecer la relación de los científicos con la ciudadanía en respuesta a sus problemas, destinataria natural del objetivo de la ciencia y fundamento de la extensión universitaria.

ORIENTACIONES PEDAGÓGICAS:

Las principales orientaciones pedagógicas de este Plan de Estudios son:

  • La integración de las funciones universitarias en el transcurso del trayecto formativo.
  • La articulación de los contenidos que incluye cada Unidad Curricular, apuntando a la integración de saberes desde una perspectiva integral y dinámica que requiere permanente actualización, procurando evitar la incorporación de los mismos en forma compartimentada.
  • La enseñanza activa y la/el estudiante como protagonista de su proceso de aprendizaje, siendo el/la docente un mediador en la construcción de conocimiento, fomentando la actitud crítica y la integración disciplinar.
  • La incorporación progresiva del uso de las nuevas tecnologías de información y comunicación como complemento a los procesos de enseñanza aprendizaje de carácter presencial a nivel áulico o asistencial.
  • La incorporación de la enseñanza de metodologías de investigación que promuevan una visión crítica del ejercicio de la profesión y que apunten a la producción de conocimiento de utilidad e interés para la comunidad científico-académica y profesional.
  • La semestralización de las actividades curriculares, procurando mantener en un formato anual sólo aquellas que se encuentran vinculadas directamente a la actividad práctica extensionista de los estudiantes, tanto a nivel clínico como comunitario, o bien unidades curriculares que por su extensión teórica y ubicación en la currícula, lo requieran.
  • La existencia de nuevas y diferentes formas de cursado y la flexibilización en los criterios de pasaje de ciclo, apunta entre otros aspectos a contribuir con la accesibilidad y la permanencia de los/as estudiantes, así como mejorar sus tiempos de avance en la carrera, contribuyendo a disminuir el rezago.
  • La instrumentación de un sistema de cursado que habilite la movilidad estudiantil tanto a nivel de la Universidad de la República como a nivel internacional en Universidades de otros países de la región o con los que se establezcan eventuales acuerdos futuros de cooperación institucional.
  • La posibilidad de construcción de un itinerario formativo singular y diverso que se incorpora en forma progresiva a medida que la/el estudiante avanza en la currícula, encontrándose principalmente a través de cursos optativos y/o electivos a dictarse para los últimos tramos de la Licenciatura. Se entiende que esto habilitará a cada vez mayores grados de autonomía por parte de la/el estudiante, respecto a la construcción de su itinerario formativo y del perfil de egreso.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

Camilloni, A. (2010). “La enseñanza para la formación de profesionales. Dilemas y certidumbres”.Panel Dilemas y transiciones de la Educación Superior. Montevideo: Facultad de Ciencias Sociales, Udelar.

CSE (2011). Ordenanza de Estudios de Grado y otros Programas de Formación. Resol. N° 3 del CDC 2 de agosto de 2011, Resolución N°4 del CDC 30 de agosto de 2011. Comisión Sectorial de Enseñanza. Universidad de la República. Recuperado el 26/12/17 desde: http://www.cse.udelar.edu.uy/wp-content/uploads/2013/12/documento_ordenanza_de_grado_corregida_paginas_simples.pdf

Herrera Achón, N.; Torres Hernández, M.; Mujica Utrera, E. (2015). Normas y procedimientos de la Educación para la Salud. Ministerio de Salud Pública de Cuba. La Habana: Unidad de Promoción de Salud y Prevención de Enfermedades.

Tardif, J. (2008). “Desarrollo de un programa por competencias: De la intención a su implementación”. Profesorado. Revista de Currículum y Formación de Profesorado. ISSN 1138-414X. Trad. Oscar Corvalán. Recuperado el 01/07/19 desde: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=56712875003

1 Con técnicas, se refiere aquí al conocimiento en las ciencias de la medicina que esta profesión le compete, obstetricia, neonatología y habilidades generales para la asistencia en casos de urgencia obstétrica y general.

No Comments

Add your comment